Tú y Dios

¿De quién dependes?

¿Sabes qué es la dependencia?

Depender: estar subordinado a algo o a alguien.

Subordinado: depender de otro.

Dependencia: puede relacionarse a la subordinación de un poder mayor o a la situación de un sujeto que no está en condiciones de valerse por sí mismo.

Elige de quién quieres depender…

  • ¿Los hombres?

Josué 24:15:

Y si mal os parece servir a Jehová, escogeos hoy a quién sirváis; si a los dioses a quienes sirvieron vuestros padres, cuando estuvieron al otro lado del río, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitáis; pero yo y mi casa serviremos a Jehová.

Es un hecho que el pueblo de Israel superaba en número a la casa de Josué. Además acostumbraban a desobedecer la voz de Dios, preferían hacer lo contrario a lo que el Señor establecía. Esto les traía muchas consecuencias, entre ellas: guerras y esclavizaciones. No solían permanecer en la voluntad de Dios por mucho tiempo. Claro, era un pueblo tan grande que la minoría de ellos que quisiera hacer el bien era muchas veces influenciado por sus malas conductas. Sin embargo, si en el presente tú eres minoría, solo te basta amar a Dios y conocerlo. Entonces no te será de suma importancia lo que hagan los demás, aunque sean muchos más que tú.

Eso era lo mismo que le acontecía a Josué, él conocía a Dios y le amaba. Por lo tanto, estaba seguro de que aunque el pueblo de Israel se apartara del Señor, él continuaría sirviéndole y por consecuente, dependiendo de Él. Depender de los hombres no es nada provechoso. En Salmos 118:8 dice

“Mejor es confiar en Jehová que confiar en el hombre”. (RV-1960)

Cuando tú decides depender de alguien es porque confías en que esa persona te puede dar lo que necesitas. ¿Y puede algún otro hombre darnos todo lo que necesitamos o necesitemos? Nosotros no podemos confiar plenamente en los demás. Somos seres humanos; pecamos, fallamos, discutimos, tenemos discrepancias y no podemos hacer lo imposible. Entonces…

¿Para qué confiar en el hombre si cuando necesites ser sano él no podrá sanarte?

¿Para qué confiar en el hombre si cuando estés extraviado en el camino él no podrá guiarte?

¿Para qué confiar en el hombre si cuando estés perdido él no podrá salvarte?

DIOS sí puede sanarte, guiarte y salvarte. Él puede hacer lo imposible. A veces las presiones son fuertes inclusive en nuestros hogares, pero si aprendes a confiar en Dios de seguro querrás depender siempre de él. Porque en Juan 15:5 dice:

Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer. (RV-1960)

¿Y quién puede depender de alguien en quien no permanece?

  • ¿El líder?

Jueces 2:19:

Mas acontecía que al morir el juez, ellos volvían atrás, y se corrompían más que sus padres, siguiendo a dioses ajenos para servirles, e inclinándose delante de ellos; y no se apartaban de sus obras, ni de su obstinado camino. (RV-1960)

El pueblo de Israel se apartaba de Dios cuando no tenía líder. ¿Qué quiere decir esto? Israel dependía de su líder y NO de Dios. Al líder irse o morir, Israel se desenfocaba porque dependían solo de él. Inclusive si Dios se apartaba de ellos teniendo un líder, NO lo hubieran notado porque no estaban enfocados en Él. Sin embargo, si el pueblo de Israel hubiese estado enfocado en Dios no iba a ser de suma importancia la existencia de un líder físico, porque Dios es el mayor líder. Él es el único líder perfecto.

Por tanto, debemos tener presente que nuestros líderes son ovejas. TODOS lo somos, porque el Pastor de pastores es Cristo. TODAS las ovejas se pueden perder y luego volver al rebaño. Nuestros pastores, presidentes y líderes; son ovejas también.

Cristo es el Pastor de los pastores, Rey de reyes y Señor de señores.

¿Por qué se nos pide que imitemos a Jesús y no a los hombres? Porque los hombres SOMOS imperfectos, mientras que Jesús es perfecto. Claro, los líderes tienen su responsabilidad con el Señor y cada uno rendirá cuentas a Él; pero nuestra salvación sigue siendo individual. Si en algún momento vemos que nuestro líder cae, seamos Aarón y Hur y levantémosle las manos. Sin embargo, PORFAVOR no dependas de ellos, ellos solo pueden darte lo que DIOS les da; por su cuenta, NO pueden ofrecerte nada.

No solo me refiero a los líderes o personas que tienen puestos en la iglesia. Por ejemplo, si usted es la única persona que sirve a Dios en su casa, usted es el líder espiritual de ese lugar. Está bien que usted admire espiritualmente a alguien, pero no se obsesione ni base su fe en esa persona, porque todos somos seres imperfectos.

  • ¿De Dios?

DEPENDE DE ÉL. Él puede ofrecerte mucho, aunque en ocasiones quita; todo es por nuestro bien. No en vano dice; tu vara y tu cayado me infundirán aliento. AMBAS influyen aliento, no solo el cayado; sino que la vara también lo hace. Puede que aún algunos de los que estamos aquí tengamos miedo a depender de Dios por muchas razones, pero no tengas miedo ni lo dudes.

Depender de Dios es lo único que te permite tener paz, gozo, salvación y seguridad.

La enseñanza es sencilla… Depender de Dios es la mejor decisión. El hombre solo puede ofrecerte lo que Dios le da, por su cuenta no puede otorgarte nada.

¡DIOS TE BENDIGA!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s